Relato de febrero: «Elisabet»

Elisabet…. Todo en ese nombre me gustaba. La ele, que hace deslizar la lengua sobre el paladar. La ese, tan vibrante en los labios. La be, como un beso brevísimo y mudo. La te, llena de fuerza para marcar un espíritu luchador. La i, esbelta como un junco. La a, que llena los pulmones de…

Read More

Relato de enero: «Cómo cometer el crimen perfecto»

Mi esposo debía morir. El divorcio no era una opción, yo deseaba quedarme con todo el patrimonio conyugal y, ¡por supuesto!, también con la indemnización del seguro de vida. La cuestión que se me planteaba era cómo cometer el crimen perfecto. He visto muchos capítulos de la serie C.S.I., y sé que son infinitas las…

Read More

Relato ganador de 2019: «Los minutos más largos»

Veintisiete minutos tarde. Para veintiocho. No hay mejor manera para controlar un reloj que escrutarlo frente a frente, a solas, en una misma sala de esperas. De esta forma es posible percibir cada uno de los movimientos del engranaje interno que permite el acoplamiento perfecto de un diente cóncavo y otro convexo, suscitando dicho ajuste…

Read More

Relato de diciembre: «Invencibles»

Siempre pensando que seríamos invencibles. Siempre juntos. Siempre fuertes. Trato de descifrar este laberinto de emociones, de errores, de fracaso, pero no lo consigo. Y aún recuerdo cómo te veía, recuerdo esa sensación indescriptible que crecía en mi estómago cuando tus labios dibujaban una sonrisa. Recuerdo el orgullo al pasear junto a ti, cogidos de…

Read More

Relato de noviembre: «La tortura»

De todos los escenarios que había imaginado el señor Menzel, el que tenía enfrente ocupaba, por mucho, la última posición en su lista de posibilidades. El lugar, al menos desde afuera, no podía estar más lejos de su idea arquetípica de sala de tortura. Por esta razón extrajo de su bolsillo, junto con un pañuelo…

Read More

Relato de octubre: «Los minutos más largos»

Veintisiete minutos tarde. Para veintiocho. No hay mejor manera para controlar un reloj que escrutarlo frente a frente, a solas, en una misma sala de esperas. De esta forma es posible percibir cada uno de los movimientos del engranaje interno que permite el acoplamiento perfecto de un diente cóncavo y otro convexo, suscitando dicho ajuste…

Read More

Relato de septiembre: «Fronteras emocionales»

Llamé a la compañía de taxis para que me recogieran al final de la calle. Era un barrio alejado del centro, así que tendría que esperar unos veinte minutos en una noche que ya se vislumbraba fría antes de salir de casa, pero como ya me había comprometido a acudir y mis amigos insistieron tanto,…

Read More

Relato de junio: «El ladrón»

Con diez años, cometió su primer robo en una granja que se encontraba de camino a la escuela. Fue un acto instintivo, sin haberlo planeado por adelantado. El hurto fue una bolsa de regaliz negro. Aunque silo al salir a la calle se arrepintió de cogerla, después de un rato de pensar mientras saboreaba la…

Read More

Relato de mayo: «In vino veritas»

El hueso de la carrera era Derecho Romano, casi nadie era capaz de aprobarlo. Asignatura, ésta, que impartía el doctor en ciencias jurídicas Don Ramiro Burguillos del Valle con el talante despótico de un Emperador. La leyenda universitaria cifraba en decenas los casos de estudiantes que no habían podido licenciarse por tener romano aún pendiente…

Read More

Relato de abril: «Solo con dos tacos»

Recuerda que no se había quitado los zapatos. Ni siquiera había puesto un paño sobre el asiento de la silla. Evoca en su memoria que, desde allí subido, miraba, a través de la ventana, el paso de los coches que circulaban sin pensar en los demás; ajenos a la vida individual del resto de la…

Read More