Relato de abril: “22G – 22H”

Llevaban dos horas sentados uno al lado del otro en aquel vuelo internacional. Se gustaron desde el momento en que él le ayudó a guardar su bolso en el maletero. Ella miraba por la ventanilla con los ojos apuntando hacia la nada y la mente llena de ideas calientes. Él solo ansiaba que ella volviera a pedirle permiso para pasar, esa intensa cercanía banal de un inocente roce de piernas, le seducía en extremo.

Matías Sánchez

Continua llegint

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

dieciseis − catorce =