Relato de febrero: ¡Qué salsa!

Papá me contó muchas veces esta historia. Y yo aquí la repito para que por fin quede por escrito.

Corrían los años 50 del siglo XX en la Sicilia de la postguerra.

Mi nonno, Calogero Centofanti, hombre noble de buen proceder, era sin embargo muy caprichoso a la hora de comer. Y cada vez que mi nonna Leonarda le servía un plato de lasaña, surgían de boca del nonno comentarios de la más triste calaña, criticando por distintas razones la sazón de su salsa.


Carmelo Urso

Continua llegint

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 − siete =