Relato de octubre: “La falsa muerte y una rosa blanca”

Ayer vino el padre Serrapio a darme el viático. Después, creyéndome muerto, cerré los ojos y apreté los puños para entrar con buen pie en el otro mundo. Pero solo escuché un rumor apagado y los llantos de mi hermana Nati que aullaba como un lobo solitario en la estepa. Sentada en su mecedora de anea se abanicaba buscando, quizá, un soplo de aire fresco o una explicación a tanta desgracia. El sacerdote, una vez impartidos los sacramentos, abrió la ventana del dormitorio y se limitó a decir con mucha solemnidad: “Ventilen la casa, aquí huele a muerto…”

Agustín García Aguado

Continua llegint

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 + diecinueve =