El invitado sorpresa

Grégoire Bouillier, El invitado sorpresa, Libros Navlan, 2008

G. Bouillier escribió su primera obra a los 42 años, en el 2002: Informe sobre sí mismo es un intento de narrar su propia vida sin artificios ni florituras. Fue un éxito y una revelación en Francia. El invitado sorpresa es la segunda.

Es un libro curioso. Parte del capricho de una actriz famosa: cada cumpleaños lo celebra con tantos conocidos como años tiene. Es la forma que inventa para superar el miedo a envejecer, para no encontrarse nunca sola en ese día. El invitado que se añade cada doce meses es una sorpresa que encomienda a uno de los amigos. Todos se esfurzan por aportar gente notable. Así se reúnen cantantes, actores famosos, deportistas cotizados, políticos prometedores… El invitado treinta y nueve es una incógnita para la anfitriona y para el resto de los asiduos.

Sólo su exmujer, la encargada de la invitación ese año, sabe si es una venganza, un intento de reconciliación o una burla cruel. Pero nada tiene importancia en ese ambiente frívolo y sofisticado. La botella de vino de Burdeos del 68, adquirida como regalo con el sueldo del mes, desaparece en la vorágine de la fiesta. Diez años más tarde será la clave del amor, del desamor, del olvido y del reconocimiento. Es la historia del olvido de un amor inolvidable. La fórmula para lograr lo imposible.

Tal vez todos somos invitados sorpresa a la fiesta de la existencia. Cada uno debe mantener el tipo en sus circunstancias. Como afirmaba Bouillier, en una presentación de su primer libro, «la tarea del hombre es estar a la altura de su propia vida». Aunque se tarde unos años en conseguirlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 × cuatro =