Relat de setembre: «El ladrón y la librera»

ÉL
El primer libro fue algo involuntario. Estaba ojeando el tocho inconmensurable de Jaume Cabré, Yo confieso. Me habían asegurado que valía mucho la pena. Que las técnicas para saltar de un tiempo a otro sin apenas indicación alguna eran increíbles. Estaba sopesando dos cosas, el peso y el precio, casi novecientas páginas debían valer un ojo de la cara, cuando me sonó el teléfono.

RAFIPA

Continua leyendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 + trece =